Sexo y color, una relación sólida

Sexo y color, una relación sólida

El sexo juega un papel imprescindible en la vida de las parejas de cualquiera de las partes del mundo en la que se encuentren. No cabe la menor duda de que este factor es muy importante en una relación y que, sin él, las posibilidades de que una relación funcione son bastante más reducidas que de cualquier otro modo. Todo el mundo está de acuerdo en afirmar esto y tiende a pensarse que son varios los factores que juegan un papel fundamental en que exista una conexión, una química, entre las dos personas que componen la pareja.

Uno de esos factores es, según ha indicado una ingente cantidad de estudiosos, el color. Está comprobado que diversas tonalidades de colores contribuyen de un modo directo a que el deseo sexual que tenga una persona sea más grande o más pequeño. Sea cual sea el resultado en cada cual, lo cierto es que el color es importante. Como consecuencia, muchas personas se adaptan a esos estudios para pintar su habitación de los colores que más benefician a su pareja.

El portal web Salud 180 fue uno de los que primero publicó una cuestión como tal. En uno de sus artículos hablaba sobre la teoría cromoterapéutica y sobre cómo influye normalmente en algunos procesos bioquímicos del cuerpo, sobre todo todos aquellos procesos que tienen que ver con la sexualidad. La verdad es que ya está comúnmente aceptado que el color tiene su importancia en un acto de una naturaleza tal y de una importancia tan grande. Por eso podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que el color ya tiene una importancia bastante grande en la vida de las personas.

La pregunta que viene a continuación es inevitable: ¿cuál es el color que mejor define y que mejor estimula el sexo? El diario argentino Clarín se formuló esa pregunta y dio respuesta a ella: el color que mejor nos viene para este tipo de situaciones es aquel que tiene tonalidades moradas, siendo, además, colores como el rojo y el rosa tonos que funcionan bastante bien para este tipo de cuestiones. Estos tres colores están íntimamente relacionados con la pasión y no es de extrañar que sean los que mejor se adaptan al sexo.

La relación entre amor y sexo está fuera de toda duda y eso la gente lo sabe. Hemos querido, no obstante, comprobarlo de la mano de una entidad como Multipinturas. Sus profesionales nos han comentado que el color preferido para muchas de las estancias de una vivienda, especialmente en lo que tiene que ver con las habitaciones, es el rojo o el morado, dos tonos que concuerdan con el sexo y que demuestran que la gente sabe qué color elegir cuando quiere tener alguna experiencia sexual.

Sin motivos para la desconfianza

Son algunas las personas que todavía no parecen creerse que el color juega una importancia bastante grande en un apartado de la vida en pareja tan importante para el ser humano. Aunque este porcentaje de no creyentes es bastante reducido, la verdad es que conviene respetar su opinión al igual que la del resto. A pesar de que hay bastantes estudios que demuestran que el color tiene una importancia grande en este sentido, no por no creer en ellos algunos o algunas son bichos raros.

Hay que hacer hincapié, al mismo tiempo, en que, al contrario de lo que mucha gente suele pensar, los chicos también se ven influidos por esto. Tendemos a pensar que en lo que se refiere a estilismos y colorido las mujeres suelen ser más proactivas, pero lo cierto es que el color afecta a todos y todas. Incluso afecta de la misma manera a jóvenes y a no tan jóvenes. El poder del color llega hasta el último ser humano que habita sobre la Tierra. Es así y así lo seguirá siendo en el futuro próximo a no ser de que alguien demuestre lo contrario.

El color y el sexo. El sexo y el color. Es posible que no haya una relación entre dos cosas que tengan menos que ver a prioril pero que estén tan íntimamente ligadas. La verdad es que es algo que no nos extraña en absoluto que haya sido objeto de estudio en tantas y tantas ocasiones. Porque el color juega un papel imprescindible para el sexo. Haced la prueba y pronto descubriréis el poder de un elemento como el color sobre otro como el sexo. Es probable que más de uno o una se sorprenda.