Rompe la monotonía y recupera la pasión

Rompe la monotonía y recupera la pasión

Las relaciones de pareja son harto complicadas, es algo que sabe que cualquiera que se haya visto involucrada en una. Aunque las películas nos hagan idealizarlas y nos lo pinten todo de color de rosa, lo cierto es que siempre surgen cantidad de problemas con los que no contábamos. A veces es porque nos vemos poco, otra porque sus padres siempre están cerca, otra porque hacemos lo que le gusta al otro y no lo que quisiéramos… Y lo peor de todo: caer en la monotonía.

Esto último es lo peor que le puede ocurrir a una pareja. Ya que la monotonía no solo significar hacer siempre las mismas cosas, sino que trae implícita una pérdida de ilusión que puede llegar a destruir lo que tanto trabajo os llevado levantar. La monotonía se puede notar en las actividades diarias, en el ocio, saliendo por ejemplo siempre a los mismos días y a los mismos sitios, o incluso en las relaciones sexuales, manteniéndolas como una rutina tal día de la semana y de la misma manera, sin innovar un poco en la práctica, o lo que una situación más terrible, no tenerlas.

Si te has dado cuenta de que tu vida en pareja está a punto de caer desde este precipicio es mejor que tomes medidas lo antes posible para que no termine así, ya que remontar es muy difícil.

Para recuperar la pasión puedes intentar sorprender al otro haciendo cosas inesperadas pero que sepas que le van a gustar. Si por mucho innovar tu pareja se va a sentir incómoda es que no lo estás haciendo bien.

Puedes proponerle diferentes planes para salir. En lugar de ir a los mismos bares con los amigos de siempre, sugiérele salir a conocer un nuevo restaurante y, si es posible, pídele al camarero que os ponga unas velitas en la mesa para que sea más romántico. También podéis hacer cosas que siempre dejáis de lado porque a ti te gustan menos o simplemente porque no encontráis el momento o estáis cansados. Lo bueno es cambiar esas rutinas de quedaros siempre en casa en pijama y viendo la tele o saliendo a hacer las mismas cosas. Para romper con esto último también puedes sorprender a tu pareja preparando una romántica cena en casa con velitas y música sugerente.

Recuperar la pasión es otro de los puntos clave para que la relación reflote. Además de probar con diferentes formas de besar, hay que dejar atrás esa escaleta que seguís para poneros manos a la obra. Si siempre empezáis con besitos por el cuello para acabar haciéndolo en la misma postura, debéis dar una vuelta a todo eso y probar cosas nuevas. Un masaje puede ser una buena opción. Si vuestra pareja llega cansada del trabajo podéis decirle que para aliviar ese estrés y ese desgaste le vais a regalar un masaje con vuestras propias manos. La espalda y el cuello son zonas muy eróticas, pero podéis aprovechar el momento para ir entrando en materia y tocar otros lugares que le hagan ponerse un poco más a tono. Después, ya en la cama, no hagáis lo de siempre, sino buscad nuevas posturas e incluso probad a usar juguetes eróticos.

Si tenéis la suerte de librar los dos en el trabajo durante el fin de semana, otra buena opción es hacer una escapada a algún lugar y desprenderse de la monotonía de un plumazo. Las casas de turismo rural son estupendas para estar relajados y lejos de la civilización, lo que os hará invertir el tiempo libre en mimaros a vosotros mismos. Pero las ciudades tienen un sinfín de posibilidades. Ejemplo de esto es Barcelona y podéis disfrutar de ella tanto si sois de otra localidad como si vivís allí. En la Ciudad Condal se encuentran algunos de los mejores spas privados donde disfrutar de un baño juntos. El agua tiene un punto erótico para todas las parejas y os hará sentiros como nuevos. En muchos de estos circuitos os ofrecen después un masaje en pareja que en consiste en la sincronización de los movimientos de las personas que os están dando el masaje a cada uno. Sentiréis exactamente lo mismo y al tiempo.

Para rematar el día podéis salir a cenar o a tomaros alguna copa y volver al hotel a culminar el día de placer. Lo mejor es que reservéis en alguno de los que ofrecen escapadas románticas, como los de la cadena Mercer, ya que así la experiencia será completa. Este tipo de paquetes suelen incluir alojamiento y desayuno para dos noches en habitación doble, algún detalle de bienvenida en la habitación y un menú en el restaurante del hotel. Pero si no queréis despegaros también podéis recurrir al servicio de habitaciones y pedir que os suban la comida, con champán, velitas y algún postre que podáis compartir.

La comunicación es una de las claves para que la pareja funcione. Y tanto en la cama como en vuestra vida diaria no tiene por qué ser menos. Es probable que estéis acostumbrados a hacer siempre lo mismo porque así fue como empezasteis y ninguno se quejó y además le gustaba. Pero quizás ya estéis cansados de repetiros y lo mejor es hablarlo, preguntar qué le apetece al otro y de qué tiene ganas. Debéis crecer y evolucionar juntos como pareja, pero buscando complacer siempre los gustos del otro para no caer en la monotonía.

Deja un comentario