Una velada especial

Una velada especial

sushi-933065_640

De siempre es sabido que una buena velada favorece el apetito sexual, tanto en el hombre como en la mujer y para mí una buena velada se compone de una cena en un lugar romántico, un buen plan para después, no llegar muy tarde a casa y lo que surja. ¿Cuál es vuestra velada perfecta?

Obviamente los restaurantes más románticos aumentan el precio de sus platos porque tienden a dejarse un buen dinero en decoración pero lo que tienes que hacer es investigar los mejores rincones de tu ciudad y comparar algunos establecimientos por Internet. Así es como yo descubrí ayer este restaurante de sushi, EnsoSushi se llama, y vamos a ir a cenar esta noche. Supongo que si no te gusta este alimento japonés ya puedes ir descartando la idea pero si eres de las mías y te gustan los sabores fuertes del sushi déjame decirte que es ideal porque tiene un salón precioso, eso parece en la fotos al menos, y la decoración es exquisita. La comida aún no la he probado pero en los foros la ponen muy bien así que espero que todo me salga a pedir de boca.

Tras la cena vamos a ir a ver un espectáculo de hipnosis. Puede que suene un poco raro pero es que me enteré ayer de que va un psicólogo muy famoso a hacer un espectáculo de hipnosis en una sala cercana al centro de la ciudad y como vi que el precio de la entrada no era demasiado alto puesto pues opté por comentarlo con mi marido y al final accedió.

Después, una copita y para casa. No es mal plan ¿verdad? Además, he leído por ahí que el sushi es muy bueno para las dietas de “post-Navidad” así que hasta para mi régimen es positivo.

Hay personas a las que ver un espectáculo o una película en el cine no les resulta ventajoso porque tienen a amuermarse y al final, si te entra sueño y te aburres la lívido baja, lo quieras o no. A este tipo de personas les recomiendo entonces una copa en un pub, unas cervecitas en alguna terraza o incluso un buen paseo romántico bajo las estrellas. Aunque este último depende mucho del frío que haga o de la ciudad en la que te encuentres.

Lo que tenemos que recordar siempre es que estos momentos de calidad con nuestra pareja hay que cuidarlos. Muchas veces nos olvidamos de que son necesarios porque estamos cómodos, porque no tenemos tiempo o porque llegamos cansados del trabajo pero no podemos abandonarlos porque serán los que mantegan viva la llama, la química y las ganas de experimentar cosas nuevas que, por otro lado, nunca viene mal.

Deja un comentario