Sexo en el agua
Hablar de libertad es hacerlo también de sexo. En efecto, el sexo es una de las máximas expresiones de libertad que conoce el ser humano. Basta con conocer la cantidad de situaciones, posturas y entornos en los que puede llegar a realizarse. El sexo es sinónimo de dejar volar la imaginación y fruto de ello ha sido posible el descubrir nuevas formas de que dos personas, del mismo género o no, disfruten la una de la otra.