Una mañana cinco estrellas

Una mañana cinco estrellas

Los profesionales hosteleros, como todos, han ido gestando un código de normas y criterios de valoración para determinar cuántas estrellas tiene un hotel. Entre ellas, hay una especialmente llamativa y a la vez representativa con la que el público suele coincidir: el zumo de naranja natural. Si el zumo de naranja del hotel no es natural, no se le puede otorgar la quinta estrella al hotel.

Una vez más, los pequeños detalles son los que establecen la diferencia de algo tan importante como una estrella más o una estrella menos en un hotel. Pues bien, si en estos altos niveles se tienen tanto en cuenta las pequeñas cosas, ¿cómo va  a ser diferente en la cama?

El zumo de naranja, como en el hotel, en la cama ha de ser natural. Y de naranjas buenas. Y acompañado por tostadas, galletas, leche y todo tipo de bollería. Porque es un pequeño gesto, un detalle que hará de esa mañana una mañana cinco estrellas. Tampoco se trata de convertir el desayuno en la cama en una rutina pero, de vez en cuando, es un detalle que se agradece.

Lo malo de los desayunos en la cama es que en la cama duermen dos y que uno disfrute de la sorpresa conlleva que el otro la prepare pero… ¡tachán!, ¿quién quiere levantarse a exprimir naranjas existiendo las cestas de desayuno a domicilio? Contrata una cesta de desayuno y así la mañana será cinco estrellas para los dos.

Es más, así tendrás tiempo, por ejemplo, de hacerle un masaje a tu pareja. O mucho mejor: contrata un fisioterapeuta a domicilio en Madrid, en Lugo o en las Canarias, donde vivas y, una vez más, te ahorrarás el trabajo.

Desayuno +  masaje + cama +  pareja = mañana cinco estrellas.

Deja un comentario