Cuando la penetración no es una opción

Es cierto, no siempre apetece la penetración. De hecho, en numerables ocasiones las mujeres prefieren descartar la opción de hacer el amor debido al engorro que, en ese justo momento, resulta para ellas ese acto.

La lubricación de forma natural, cuando no hay gel o vaselina lubricante a mano, puede producirse de forma lenta y si la falta de tiempo o el cansancio apremian puede llegar a descartarse todo el acto sexual… Suele caerse en un sinfín de excusas, son situaciones reales que limitan las ganas de dejarse llevar por el placer.