El sexo en el agua, un placer irresistible

El sexo en el agua, un placer irresistible

Hablar de libertad es hacerlo también de sexo. En efecto, el sexo es una de las máximas expresiones de libertad que conoce el ser humano. Basta con conocer la cantidad de situaciones, posturas y entornos en los que puede llegar a realizarse. El sexo es sinónimo de dejar volar la imaginación y fruto de ello ha sido posible el descubrir nuevas formas de que dos personas, del mismo género o no, disfruten la una de la otra.

El agua es una de esas formas. Hay un gran número de parejas que adoran hacer el amor en el agua. El por qué resulta de lo más diverso: por el riesgo de ser descubiertos en pleno acto, el contexto en el que se desarrolla, que suele ser en vacaciones, o el tacto de nuestros cuerpos por debajo de la superficie del agua. Son sólo algunas de las explicaciones que ofrece el diario El Confidencial.

Hacer el amor en el agua implica poder hacerlo en pleno mar, en una bañera, en una piscina… Las posibilidades son cuantiosas y cada una ofrece sus ventajas. ¿Cuál es la más adecuada de todas ellas? Tiende a pensarse que la opción de la piscina privada. ¿Por qué? Porque en el mar se acumula demasiada suciedad, en la bañera la incomodidad es la nota dominante para la pareja y una piscina privada, como las que ofrece Piscinas DTP, aporta ese carácter íntimo, cómodo y seguro que tan importante es a la hora de tener relaciones sexuales.

Son muchas las personas que, a lo largo de varios años, han depositado su confianza en una entidad como Piscinas DTP y ya disponen de la mejor piscina para su hogar. Piscinas que se encuentran disponibles en diferentes formas y que tienen como denominador común la comodidad y la seguridad que se desprenden del poliéster utilizado en su confección.

Todavía estamos en el mes de enero y, aunque todavía resta prácticamente medio año para que llegue el verano, es un momento idóneo para que todos aquellos que deseen una piscina privada para su hogar comiencen a plantearse su construcción. Todo debe estar listo para cuando llegue el calor y, con los profesionales de Piscinas DTP, en apenas unas semanas es posible tener, en nuestro patio o jardín, una piscina de primera calidad. Con las menores molestias y al mejor precio del mercado. Una oportunidad que resulta irrechazable para cada vez más familias y parejas.

Nunca te olvides de mantener tu seguridad en el sexo acuático

No es cierto que el sexo por debajo del agua sea más seguro que el normal. Ni tampoco más inseguro. Es, simplemente, igual en lo que a materia de embarazos no deseados o enfermedades de transmisión sexual se refiere. Por eso, la pareja que desee practicar el sexo en el agua debe mantener los hábitos del sexo seguro que se practica fuera de ella. Esto es: utilizar el preservativo.

En lo que al preservativo se refiere, hay que tener en cuenta algunas consideraciones más. La primera de ellas es que es necesario vigilar de manera periódica que no se haya salido mientras se practica el sexo por debajo del agua. Ésta hace posible que se deslice y que acabe perdido en el agua, por lo que es imprescindible la labor de vigilancia para evitar que la penetración sea ‘a pelo’. Por otra parte, el agua no ayuda a lubricar. De hecho, favorece la fricción y que, por tanto, el condón corra el riesgo de romperse.

Pero, a pesar de todo, una pareja no tiene por qué temer al sexo en el agua si mantiene ciertas condiciones de salubridad. Y la piscina es un medio ideal para practicarlo. Es un entorno tranquilo, íntimo, sin preocupaciones… No hay nada que pueda estropear momentos como estos. Piscinas DTP hace posible que cada vez más parejas tengan fácil acceso a ese tipo de situaciones… y sin que eso suponga tener que rascarse el bolsillo de un modo sustancial.