Los Senos, la Clave para el Orgasmo Femenino

Los Senos, la Clave para el Orgasmo Femenino

Desde no hace mucho he empezado a interesarme por el conocimiento de las culturas orientales, sobre todo en el Taoísmo y en el Tantra. Después de una complicada ruptura emocional me propuse poner más de mi parte para detectar si estaba haciendo las cosas mal en el plano de mis relaciones íntimas.

La verdad es que, es curioso, que siendo una parte tan importante de nuestras vidas sea tan difícil encontrar guías o consejos más allá de las típicas conversaciones con familiares y amigos. Como me encontraba en plena búsqueda de soluciones y formas diferentes de entender ciertas cosas los libros adecuados no tardarían en llegar a mis manos.

Encontré en el taoísmo y en muchas nociones de la sabiduría tántrica ideas muy reveladoras que resonaban de forma importante conmigo.

Nuevas Formas de Entender la Sexualidad Femenina

Según estas sabidurías las diferencias entre hombre y mujer, tienen un carácter complementario. Todo lo que es positivo en el cuerpo femenino es negativo en el masculino y viceversa. Los polos positivos son los senos de la mujer y el pene en el hombre. Los polos negativos son la vagina en la mujer y el pecho en el hombre.

Según el Tantra, cuando la pareja se funde en un profundo orgasmo se convierte en un solo organismo, ya que en ese momento lo positivo se encuentra con lo negativo (el pene con la vagina) y lo negativo se encuentra con lo positivo (el pecho del hombre con los senos de la mujer), formando así un solo circuito de energía electromagnética.

De este modo, los senos son la clave para que una mujer alcance el orgasmo. La medicina occidental considera básicamente a los senos como caracteres sexuales secundarios y órganos para la lactancia, pero no se menciona su dimensión erótica.

En palabras de la psicoanalista y ginecóloga francesa Daniele Flaumenbaum añade la siguiente e interesante contribución en este sentido, “como todos los demás orificios del cuerpo, los senos tienen una función que es tanto material como vibratoria. En su función material, producen leche y son entonces mamas nutricias, pero los senos son también órganos de comunicación que emiten y reciben energía. Acariciar los senos repercute en el sexo. Tienen entonces una función femenina, energética y sensual”

La verdad es que aprender esto fue para mí toda u na revelación, ya que nunca había entendido los senos como una parte tan importante a la hora de alcanzar un orgasmo.

De hecho, precisamente entonces, estaba barajando la posibilidad de hacerme una reducción de mamas en Arte Estetica, ya que padecía desde hace tiempo dolores lumbares debido a tener los senos muy grandes.

Tras consultarlo con varios de sus especialistas me aseguraron que la reducción de mamas no iba a afectar en absoluto en este sentido, si bien muchos se sorprendieron de que comentara la importancia de los senos vinculado al placer sexual.

Me comentaron que era una intervención muy sencilla y que consistía, principalmente en la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, haciendo mis senos, de este modo, más pequeños, ligeros y firmes.

La verdad es que su reducción supuso una mejora notable y eliminó por completo mis dolores de espalda, entre otras molestias que se asocian con el hecho de tener los senos demasiado grandes.

Además, me adapté sin problemas a mi nueva anatomía y es verdad que no noté diferencias cuando empecé a salir con el que es mi pareja actual.

Después de aprender bastante sobre relaciones más conscientes ha mejorado mucho mi forma de entender las relaciones, sigo aprendiendo día a día, pero está claro que existe mucha sabiduría milenaria que puede ser de gran ayuda cuando andamos algo perdidos.