Bondage y cuerdas, una relación estrecha
Este tipo de práctica hace que parte de la cultura BDSM, un acrónimo que forman las letras iniciales de Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión y Sadomasoquismo. Estos gustos realmente no son innovadores en la historia de la humanidad, pero salieron del “escondite” en la década de los 90 del siglo XX gracias a los ambientes gay. La cultura BDSM es la que comporta una ética y normas en cuanto a la conducta, pero dentro de la libertad, al igual que un gran catálogo de ropa y accesorios, clubes, comunidades virtuales e incluso establecimientos que se dedican en sus variadas expresiones como otro servicio que se puede hacer en sexo.