El cuidado de las manos, imprescindible después del coito
El sexo es una de las mejores cosas que nos proporciona la vida (y también el origen de la misma). Pocas cosas hay más bonitas que dos personas entregadas la una a la otra, demostrándose su amor o simplemente su pasión. Los datos lo reflejan todo: un 73% de españoles practica sexo al menos una vez por semana. Y de éstos, dos tercios lo hacen entre dos y siete veces a la semana. La fuente de esta información no es otra que el “Informe Durex sobre el Bienestar Sexual 2012”, de la cual se hizo eco el diario El Mundo.
Bondage y cuerdas, una relación estrecha
Este tipo de práctica hace que parte de la cultura BDSM, un acrónimo que forman las letras iniciales de Bondage, Disciplina, Dominación, Sumisión y Sadomasoquismo. Estos gustos realmente no son innovadores en la historia de la humanidad, pero salieron del “escondite” en la década de los 90 del siglo XX gracias a los ambientes gay. La cultura BDSM es la que comporta una ética y normas en cuanto a la conducta, pero dentro de la libertad, al igual que un gran catálogo de ropa y accesorios, clubes, comunidades virtuales e incluso establecimientos que se dedican en sus variadas expresiones como otro servicio que se puede hacer en sexo.