Los mejores libros eróticos
Hace un par de años abrí unas de las franquicias del Grupo Reprepol, una tienda de ropa para niños que tiene de todo lo que desean los padres para sus hijos a unos precios increíbles y con buenísima calidad. Desde entonces me va genial y ya no tengo que hacer horas extra para llegar a fin de mes, de modo que tengo mucho más tiempo para mí, para poder dedicarme a mis aficiones, y una de ellas es literatura, en especial la erótica.
La Erótica del Vino
Ya en la antigüedad podemos encontrar ejemplos muy creativos de juegos eróticos en los que el vino toma el papel protagonista. Juegos como Las “Octavas” originarios en Grecia Magna eran ritos eróticos (dionisíacos) que consistían en beber tantas copas de vino como letras formaba el nombre de la amada. De hecho, mientras me informaba sobre la mitología y este sentido erótico del vino se me ocurrió inspirarme en este juego de la Antigua Grecia para hacer un original juego a mi pareja en la intimidad.Hasta me hice con unas copas personalizadas con nuestros nombres en Exportcave para la ocasión. Y es que este tipo de juegos siempre animan a salir de la rutina y a mejorar la comunicación en momentos de intimidad.
Los Proyectos en Pareja
Mi madre siempre me había dicho lo importante que es tener un proyecto común en la pareja. Cuando empecé a tener crisis en mi relación empecé a recordar aquel consejo. Empecé a priorizar las cosas que realmente me importaban, entre ellas mi relación y dejé el trabajo en un segundo plano. Empecé a tener más claro lo que quería en nuestra relación, empecé a entender que para que lo nuestro funcionara teníamos que vernos como una elección diaria, como un proyecto vital que solo podía ir hacia adelante y priorizarlo sobre el resto. Lo primero que hice fue alquilar una casita en Denia con Romer Playa, que era la empresa que nos había alquilado un apartamento cuando empezábamos a salir. Tenían unos apartamentos estupendos junto a la playa.