Ojo con quién metes en tu cama
Lógicamente, al leer el titular de este post, muchos estaréis pensando que voy a hablaros de enfermedades veneras o embarazos indeseados, pero nada más lejos de la realidad. Soy la típica mujer que reivindica el derecho del sexo femenino a acostarse con quien le dé la gana sin tener que dar explicaciones a nadie y sin que la sociedad nos tache de “zorras” o “ligeritas de cascos”. Si ellos pueden, nosotras también. El problema es que, dejando a un lado el tema de la promiscuidad, deberíamos saber antes a quien metemos en nuestra cama y esto va tanto para hombres como para mujeres.