Fuera rutinas, prueba nuevos lugares para el sexo
Hace un par de meses, como hacemos todos los años, me reuní con mis amigas de cuando estudiaba en Barcelona, en la Escuela Universitaria Formatic Barna. Es un encuentro al que nunca falto ya que hace muchos años que nos conocemos y nos seguimos llevando igual de bien que por aquel entonces. Seguro que influye el hecho de haber elegido bien donde estudiar, porque todas tenemos una buena situación, sin problemas económicos, y nos dedicamos a hablar de banalidades y a reírnos todo lo posible. En esta última reunión el tema estrella fue el sexo, ya que muchas de ellas decían que la rutina les llevaba siempre a hacerlo los sábados por la noche, en la cama, cuando los hijos se habían dormido, y poco más. No había nada de variedad, era casi como una obligación. Y es justo lo contrario a lo que debe ser el sexo, que tiene que ser algo que nos haga sentir deseados, donde veamos las ganas y el deseo del otro. Tanto que nos hace subir la autoestima, especialmente el sexo casual.